Microrrelato

Etéreo Por Jesús García Jiménez La mañana era fría, grisácea y triste, aunque no llovía y el viento había cesado, algo que por estos lares ya es motivo más que suficiente para considerar la climatología como afable y bondadosa. En ese día de principios de marzo, caminaba yo por las …