Microrrelato

Triste preludio

Por Jesús García Jimenez
Cuando llegamos, las puertas de la universidad estaban cerradas. A la entrada del edificio, falangistas y simpatizantes con la causa se agolpaban enfervorecidos, con los brazos en alto y entonando el cara al sol.

—¡Silencio, silencio! ¡Dentro están hablando! — gritó un hombre joven con camisa azul, que parecía ser el líder de aquel numeroso grupo.

El alboroto inicial se convirtió en leves murmullos y entonces, pudo oírse:
—… encuentre un terrible alivio viendo cómo se multiplican los mutilados a su alrededor.

Tras estas palabras, una voz irritada exclamó:
—¡Muera la intelectualidad traidora! ¡Viva la muerte!
Y la muerte viviría en España durante tres interminables años.
2 likes en este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: JESÚS GARCÍA JIMÉNEZ.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a HOSTINGER que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies. Para ver la Política de Cookies pinche en Ver más. Si continúa navegando, se considerará que acepta su uso.    Ver más
Privacidad