Kelvin Walkway. Glasgow – Milngavie

River Kelvin, al norte de la zona de Summerstone (Glasgow)

Distancia aproximada: 17 km. Duración: 5 horas. Recorrido: Lineal. Nivel técnico: Es una ruta muy fácil, sin ningún tipo de dificultad técnica a lo largo de todo su recorrido, con caminos asfaltados y senderos de grava hasta la zona de Maryhill. A partir de ahí se debe proseguir por un camino en su mayoría estrecho -y muy embarrado si es en invierno- hasta Milngavie. Si se hace el camino en verano, es probable que haya que atravesar algunos tramos parcialmente cubiertos o bloqueados por la vegetación. En la zona rural, ya fuera de Glasgow, cruzan el camino varias puertas y verjas que se pueden vadear sin problemas por estar abiertas al paso, aunque hay que ir con precaución dado que algunas de ellas están en bastante mal estado.

Vista general del recorrido completo Glasgow – Milngavie. Imagen tomada de wego.here.com

El Kelvin Walkway es una bonita ruta que se extiende hacia el sur del West Highland Way, hasta la ciudad de Glasgow, desde el municipio de Milngavie hasta el Riverside Museum, en la orilla norte del río Clyde. La ruta sigue, en aproximadamente tres cuartos de su recorrido, el curso del río Kelvin, formando de este modo un enlace verde desde la primera ciudad en importancia de Escocia hasta los hermosos parajes campestres que la rodean.

Esta ruta bien podría haber sido, por distancia y tipo de recorrido, la primera etapa del célebre West Highland Way (🔗), enlazando el mismo centro de Glasgow con Milngavie, actualmente punto de partida de esa grandiosa ruta. La propuesta estuvo sobre la mesa, pero por motivos económicos y políticos, no salió adelante e incomprensiblemente este tramo quedó fuera del trazado.

La ruta comienza a orillas del río Clyde, junto al Riverside Museum -museo del Transporte-. Desde mi humilde opinión y conociendo la ciudad de Glasgow como la conozco, me atrevo a decir que este tramo inicial no merece la pena recorrerlo -a no ser que aprovechemos para hacer una visita al museo, de entrada gratuita y que realmente lo merece- dado que no tiene ningún tipo de interés: se trata de caminar por pequeños senderos entre el césped y cruzar una autovía urbana por un paso inferior, hasta llegar al punto de coordenadas 55°52’09.7″N 4°17’36.3″W, uno de los accesos al Parque Kelvingrove junto al museo del mismo nombre.

Kelvingrove Museum

A partir de aquí y durante todo el tramo dentro del Parque Kelvingrove, se trata únicamente de seguir el sendero que discurre junto al río Kelvin, dejando atrás el Kelvingrove Skatepark hasta alcanzar el Highland Light Infantry Memorial, una fantástica escultura erigida para conmemorar a los hombres de la unidad militar Highland Light Infantry que cayeron en la guerra sudafricana de los Boer (1899-1902).

Highland Light Infantry Memorial

Tras pasar Eldon Street por un paso inferior, el recorrido continúa siempre en paralelo al río Kelvin, hasta alcanzar la estación de metro de Kelvinbridge por su lado Este y cruzar el río para ubicarnos frente a Great Western Bridge, un obra de ingeniería de bellísima factura comúnmente conocida como el puente Kelvin o Kelvinbridge, terminado en 1891 y sobre el cual pasa la carretera A82 – Great Western Road.

Cruzando Great Western Road bajo el arco más occidental, el recorrido continúa bajo Belmont Street para pasar por un pequeño puente de regreso a la orilla oriental, junto a los restos de Garrioch Flint Mill, un antiguo molino para la producción de materiales cerámicos, construido en 1846 en el lugar que una vez ocupo uno aún más antiguo dedicado a la molienda del grano y cerrado en la década de los sesenta del siglo pasado, permaneciendo las ruinas que todavía hoy pueden visitarse.

Dejando el monumento atrás, es simplemente cuestión de seguir el camino paralelo al río, bien señalizado, amplio y de buena superficie para caminar, correr o ir en bicicleta. El recorrido deja a la izquierda el Jardín Botánico, al sur, y continúa hacia el Kelvin Aqueduct pasando bajo los magníficos puentes, todavía en uso, de Queen Margaret Bridge y Kirklee Bridge. En este trayecto se pueden observar además los restos de otros puentes y túneles por los que, durante las últimas décadas del siglo XIX y hasta bien entrado el siglo XX, transcurrieron las líneas ferroviarias que comunicaban diferentes centros industriales y estaciones de la ciudad, en la actualidad en desuso o mantenidas como reliquias.

Kirklee Bridge

El recorrido sigue bajo el acueducto, a través del sendero paralelo al río y pasando bajo el puente ferroviario de Maryhill, hasta llegar al pequeño puente de Dawsholm Park -coordenadas 55°53’56.6″N 4°18’21.7″W-, donde el camino gira bruscamente a la derecha y se aleja cuesta arriba del río realizando un trazado en forma de U, señalizado, para continuar por un camino bastante agradable paralelo a la carretera A81 que conduce directamente a West of Scotland Science Park. Y a partir de aquí, el camino deja de estar señalizado y el senderista queda, literalmente, abandonado a su suerte y dependiendo de su intuición, porque no hay señal alguna que oriente el camino a seguir.

En el punto de coordenadas 55°54’05.0″N 4°18’35.9″W el recorrido gira a la derecha para tomar la salida hacia la A81. A partir de este momento, el carácter de la ruta cambia completamente: desaparecen los senderos anchos, nivelados y bien pavimentados para dar paso a senderos estrechos, a menudo pantanosos y en ocasiones bloqueados parcialmente por la vegetación. Si se tiene la intención de finalizar la ruta aquí, este es el lugar ideal para tomar un autobús hacia el norte, con destino a Bearsden, donde hay una estación de tren, o hacia el sur, a Glasgow. Si la opción es continuar la ruta, hay que cruzar la A81 por el paso de peatones, llegar hasta la rotonda y girar hacia la derecha, hasta una segunda rotonda en la cual se continúa por la primera salida, por Acre Road. Dejando la entrada de Kelvin Hydrodynamics Laboratory a la derecha y siguiendo el trazado obvio de la ruta, siempre hacia el Este, se llega al punto de coordenadas 55°54’14.1″N 4°18’03.1″W. En este lugar no hay señal ni indicación alguna, por lo que, si no se conoce previamente el recorrido y no se cuenta con el apoyo de mapas o GPS, es muy fácil desorientarse, seguir recto y desembocar en Caldercuilt Road. Y una vez allí lo único que puede verse es una urbanización al frente, aparentemente sin salida y por supuesto, sin rastro alguno del Kelvin Walkway.

Volviendo al punto de coordenadas 55°54’14.1″N 4°18’03.1″W, el recorrido continúa tomando el sendero a la izquierda, para dirigirse hacia el norte y reencontrarse de nuevo con el río Kelvin. Siguiendo la vereda paralela al curso del río y atravesando un buen trecho a campo abierto, se llega al cruce con la carretera A879 -coordenadas 55°55’06.2″N 4°16’27.9″W-. Este es, quizás, el lugar más peligroso de toda la ruta. Para empezar, no existe señalización alguna, es decir, o se conoce perfectamente el trazado del camino y hacia donde continúa, o es muy fácil desorientarse y tomar otra dirección totalmente distinta. Además, este es un cruce de carretera sin regulación alguna para el tráfico de peatones, con lo cual hay que cruzar la vía esperando la oportunidad de una pausa en la circulación, que es difícil ya que hay una densidad de tráfico considerable y los vehículos pasan a una velocidad también considerable. De todos modos, este cruce hay que atravesarlo para continuar porque no hay otra opción, con lo cual, debe girarse hacia la izquierda y caminar unos 45 metros por una acera muy estrecha, cruzar la carretera con muchísimo cuidado y retomar el camino, esta vez por la orilla norte del río Kelvin.

Algunos tramos pueden llegar a ser peligrosos, dado que corren peligrosamente cerca de la orilla, y en condiciones invernales donde el barro y la humedad son los protagonistas absolutos, puede llegar a suponer un problema. El camino avanza trazando un cuarto de círculo hasta que abandona la ribera del río Kelvin para continuar por la del Allander Water, uno de los tres principales afluentes del Kelvin, cubriendo la ruta restante hasta Milngavie. En el punto con coordenadas 55°55’40.1″N 4°16’53.3″W, el camino cruza nuevamente la A879 a través de un paso inferior.

Paso inferior bajo la carretera A879

Avanzando unos 100 metros aproximadamente se llega a la carretera secundaria B8049. Y otra vez está el problema de la -inexistente- señalización. Nada que indique hacia dónde tirar, con lo cual, si no se cuenta con el apoyo de mapas y GPS y se lleva la ruta muy bien planificada, es realmente sencillo extraviarse y salirse del recorrido. Hay que continuar por la B8049 durante unos 110 metros hacia el sur-este, hasta llegar al punto de coordenadas 55°55’36.8″N 4°17’04.9″W y siempre extremando la precaución, dado que la acera peatonal es muy estrecha y el tráfico es bastante rápido. Además, tampoco aquí existen pasos regulados para los peatones. El camino sigue por un desvío a la derecha, desciende por un tramo de escalones y continúa en paralelo a Allander Water, sobre un terraplén a lo largo de su ribera.

El recorrido pasa sobre Prescott Bridge, un pequeño puente construido en 1990 por el ya extinto regimiento de ingenieros 583 EOD Sqn RE (V) del Ejército Británico, y dedicado a la memoria del Sargento Jim Prescott RE -artificieros- que dio su vida durante la Guerra de las Malvinas.

Tras aproximadamente 570 metros, el sendero vuelve a cruzar Allander Water hacia la otra orilla y avanza hasta que el camino termina en la carretera A81, a las afueras de Milngavie. Girando a la izquierda, hacia el sur, y pasando bajo el puente ferroviario, el recorrido gira a la derecha en el punto de coordenadas 55°56’12.2″N 4°18’43.7″W, avanza 50 metros por Keystone Avenue y sale por la derecha nuevamente, siguiendo la señalización que, ahora sí, vuelve a indicar el camino. Solo queda seguir hacia el norte, en paralelo a la línea de ferrocarril hasta llegar a la estación de trenes de Milngavie, donde finaliza la ruta. Desde aquí es posible seguir hasta Fort William a través del West Highland Way, aunque lo normal al terminar la caminata es simplemente tomar un tren o un autobús hacia el sur para regresar a Glasgow.

La ruta Glasgow – Milngavie es muy bonita y placentera, con un carácter especial, que atraviesa ambientes urbanos y naturales a partes iguales, con caminos nivelados y bien asfaltados y veredas en mal estado que pueden llegar a ser, en condiciones invernales o de lluvia, incluso peligrosas por su proximidad al cauce del río y la vegetación que cubre parcialmente los senderos. El único punto débil es la mala señalización, inexistente una vez que se sale de la ciudad de Glasgow y de la que no se vuelve a ver rastro hasta la llegada a Milngavie. Además, existen dos cruces de carretera que son ciertamente peligrosos y que hay que superar extremando las precauciones, dado que el tráfico es fluido y rápido y el espacio para los peatones es muy limitado. Si estos defectos se subsanasen, esta ruta cumpliría perfectamente, tanto por distancia como por recorrido, las condiciones necesarias para ser la primera etapa del West Highland Way, comunicando directamente Glasgow con Fort William a través de caminos y senderos.   

Por último, me gustaría hacer mención de algunas herramientas, en mi opinión, muy útiles para la planificación de esta ruta. Estas son OS Maps (Ordnance Survey, Servicio de Cartografía del Reino Unido) para obtener la topografía detallada, Google Maps y Google Earth, siempre útiles para obtener una perspectiva -aproximada- en 3D del terreno y poder hacer mediciones de distancias y tener así unos órdenes de magnitud previos, y por último el Met Office (Servicio Meteorológico Nacional del Reino Unido), el cual nos da una aproximación bastante buena de las condiciones meteorológicas que nos podríamos encontrar ya sea en ciudades o en montaña.